Ir al contenido principal

El hombre cuyos intestinos centelleaban como estrellas

La medicina y el conocimiento médico en el último siglo ha avanzado a tal nivel que cualquier procedimiento de épocas anteriores parece una lotería con pocas posibilidades de sobrevivir. En la siguiente carta publicada en el número XIX de la revista médica Richmond and Louisville, se cuenta el extraordinario caso de un hombre cuyas vísceras, aplastadas y llenas de cristal y arena después de que un vagón le pasara por encima, son limpiadas y devueltas a su lugar sin provocar una infección y salvando la vida de la víctima.

J.T., un cantero galés de unos 25 años, de buena constitución, pero algo "adicto a las espirituosas", en un estado de intoxicación, cayó de un vagón de pizarra, en abrupto movimiento, y cargado con otras cinco o seis personas. El vehículo entonces cargado, pasó sobre él y le atravesó la mitad de su cuerpo; rompió el cuello de una gran botella de cristal, cuya base, parece, penetró su abdomen, vaciando sus entrañas, que fueron aplastadas en la arena por las ruedas.
29 de mayo de 1869, me llaman para que lo vea; llego antes de la puesta de Sol. El accidente ocurrió unas horas antes, y había sido llevado a un cómodo hogar de un amable y hospitalario vecino. Lo encontré yaciendo en la cama con un peck [9 litros] de intestino delgado y algún omento reposando fuera de su abdomen, envuelto en paños húmedos. En una inspección más exhaustiva, me percaté de que las entrañas habían escapado a través de una punción hecha por la botella rota (que tenía en su bolsillo o su seno) cuando el vagón pasó por encima suyo. La punción estaba situado en el hipogastrio dos pulgadas y media o tres sobre el ombligo, y en la línea media, penetrnado la pared abdominal entre los vientres y los músculos rectos. Ni los intestinos ni el omento fueron cortados o rasgados, pero estaban tristemente magullados, y tenían un puñado de cristal y arena molida en la superficie peritoneal. La superficie de toda la masa apareció ennegrecida y magullada, y, en llamativo contraste, centelleaban las brillantes partículas de cristal y arena incrustadas en él. El movimiento vermicular era bastante activo, y presentaba una vívida escena por la luz de las lámparas traídas en mi ayuda. Ahora se estaba poniendo oscuro.
Con bastante cantidad de agua caliente limpia y trapos secos suaves, me dispuse a trabajar, primero para eliminar los cuerpos extraños, y luego para devolver las entrañas. ¡Pero ay! es más fácil decirlo que hacerlo. Lavando y limpiando cuidadosa y pacientemente, con la ayuda de muchas manos voluntarias, y como tantos ojos observadores, durante más de dos horas lavé, limpié y tomé, amablemente como debe ser, hasta la última de las centelleantes partículas que aún brillaban. Una y otra vez continué hasta que la paciencia dejó de parecer una virtud, dado que ni al doctor, sus ayudantes ni al paciente le quedaban más. Claramente era una imposibilidad física eliminar todo esta fina arena y cristal. Dejemos a aquel que dude intentar este experimento en un bruto sin valor. O quizás simplemente debiera dejar un trozo de carne fresca en un montón de arena y cristal roto - no necesita aplastarlo con su talón - y luego tomar su propio tiempo para limpiarlo, pero bajo la condición, de que debe comérselo cuando termine. Si tiene algún diente, no dudará más.
Al devolver las entrañas (la primera en salir, la primera en volver), que fue cumplido fácilmente, se encontraron muchas partículas, algunas bastante grandes, que habían escapado de la detección previa. Aún, sé que no todas pudieron haber sido, y no podían ser, eliminadas. Tras la reposición de la masa extruida, la abertura de su salida presentaba este aspecto: la abertura en la piel parecía algo dentada, pero fue hecha verticalmente; el tejido muscular, salvo las fibras del transversal y oblicuo, fueron divididas bastante claramente o apartadas a un lado. Por lo que no hubo dificultad en devolver los labios en aposición; que hecho (por la ayuda del dr. A. H. Harris, de Gravel Hill, que había llegado ahora), aseguré la abertura con dos o tres suturas interrumpidas pasadas a través de la anchura de las paredes, siendo el corte apenas de dos o dos pulgadas y media, Estos fueron apoyados por tiras adhesivas situadas transversalmente, y en total cubierta por un vendaje de agua fría.
El postratamiento fue simplemente este: ordenamos silencio absoluto y lo aseguramos por dosis total de opio. No se le permitía más que una dieta líquida blanda - mayormente mantequilla fresca; las entrañas mantenidas completamente en reposo por el opio; y se le aplicaba asiduamente agua fría. Este plan fue seguido rígidamente durante una semana. AL final de esta época concluímos que todo el peligro de la inflamación estaba a punto de acabar, y dimos una dosis de aceite de castor; tras lo cual se descontinuó el opio, y su dieta mejoró gradualmente. La herida externa curó pronto (en ocho o diez días) y el hombre se recuperó sin ningún mal síntoma.
Se cree que pocas personas, profesionales o no, que hubieran visto la situación hasta la sutura de la herida, habrían esperado acaso la mitad. Este hombre sigue vivo, o lo estaba hace seis meses; nunca ha enfermado o estado molesto desde que se levantó a andar, ahora hace más de cuatro años.
Consulta.- ¿Qué ha sido del cristal y la arena? La salida era imposible. La reabsorción está fuera de toda consideración. ¿Podría haber sido enquistado?
Respetuosamente,
A. W. Fontaine, M. D.
Fuente

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.