Ir al contenido principal

Los reyes sustitutos sometidos a la fortuna del eclipse

A finales de la época asiria en Mesopotamia, los augurios escritos anunciaban que los eclipses podían matar al rey gobernante, por lo que se sorteaba el problema asignando la corona temporalmente a un sustituto. Al morir este, se conservarían las tierras del soberano original. También se quemaban los muebles del rey y sus insignias reales, cuyas cenizas se enterraban con él (no está claro si el rey original o el sustituto, aunque probablemente sea el segundo).


Entonces, un sacerdote visita el palacio y fabrica una serie de parejas de imágenes de distintas criaturas mitológicas:

  1. Dos toros divinos , hijos de Šamaš, el dios del Sol, fabricados en madera con el mensaje "¡Sal!  ¡Entra, justicia!". Se enterraban en la puerta del santuario.
  2. Dos dragones de tamarisco, con hachas del mismo material, portarían en su cadera izquierda y sus bocas: "¡Sal, defensor del mal! ¡Entra, defensor del bien!". Se enterraban en la puerta del palacio.
  3. Dos capricornios de tamarisco con varas de laurel, con el mensaje en la cadera izquierda: "¡Sal, mal de [...]! ¡Entra, bien de sueños!". Se enterraban bajo el dormitorio.
  4. Dos arrodillados sosteniendo un objeto no identificado. Su mensaje sería: "¡Sal, mal de sueños! ¡Entra, bien de [...]!" Era salpicado con miel y requesón. Se enterraba bajo la corte.
  5. Dos hombres-león de madera con cubos en sus manos. El mensaje en su cadera izquierda era: "¡Sal, mal del palacio! ¡Entra, bien del palacio!". Entonces se enterraba bajo una puerta no identificada.

Le seguían los conjuros que insistían que el fallecido era verdaderamente miembro de la familia real.

Las tablillas sugieren que este proceso podía ocurrir con frecuencia, ya que enumeraban una serie de eclipses y si era necesario nombrar un sustituto. El hecho de que no todos los eclipses necesitaran uno indica que probablemente era necesario que coincidieran más factores. En la tablilla mencionada en el artículo de Lambert, se habla del eclipse solar, lunar, de Venus, Júpiter y de uno de los planetas.

Relieve de Asarhaddón
El rey asirio Asarhaddón (681 a. C.-669 a. C.) tuvo un sustituto en tres ocasiones en periodos de 100 días. Una de ellas coincidió con el eclipse del 15 de ṭebētu, equivalente al mes tevet hebreo y a diciembre-enero, de 671 a.C. Se desconoce qué obligaciones tenía el sustituto y dónde moraba el rey original. Tenía contacto con los funcionarios, pero estos se referían a él como "el campesino". Tampoco se mencionaban temas de estado en la correspondencia conservada. Lo que está claro, es que después del periodo de peligro que suponía el eclipse, el sustituto debía morir.

Erra-imitti (1868 a. C.-1861 a. C.), rey de Isín, una ciudad-estado de la Baja Mesopotamia, coronó a su jardinero, Enlil-bani, como su sustituto. Sin embargo, Erra-imiti murió tomando un caldo caliente. Por lo tanto, Enlil-bani se convirtió en su sucesor, gobernando del 1860 al 1837 antes de nuestra era, al negarse a renunciar al trono. No obstante, esta historia se conoce gracias a copias babilónicas posteriores y se desconoce las fechas de la composición original, por lo que puede ser apócrifa.

La designación de un rey sustituto, aunque sin mención al eclipse, también ocurrió con Jerjes I, quien dejó su cargo a Artabano debido a sus terribles sueños, según lo contado por Herodoto (Historia, Libro VII, XVI).

En mayo del 323 a.C., ocurrió una sustitución real no planeada. Aristóbulo de Casandrea informa que Alejandro Magno, ocupado incorporando en las unidades macedonias las tropas que venían de Persia con Peucestas y de la costa con Filoxeno y Menandro, se sintió sediento y dejó el trono vacío. Los sillones con pies de plata de sus asistentes que estaban a sus lados también se encontraban vacíos, ya que se habían ido con el rey. Solo quedaban los eunucos. Entonces una persona, que se dice que era un prisionero bajo arresto, viendo el trono y los asientos desocupados, se sentó en el trono. Los eunucos, de acuerdo con una ley persa, no hicieron más que romper sus ropas y golpear sus pechos y caras como si hubiera ocurrido algo terrible. Cuando Alejandro lo descubrió, ordenó que se le torturara para descubrir si todo era parte de un plan. Sin embargo, lo único que pudieron descubrir es que actuó impulsivamente, reforzando en los videntes el presentimiento del desastre que acaecería.

Fuente:

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.